Eso creo, sin embargo me da gusto saber que aún hay gente que sabe dónde y cuándo decir las cosas.